Desde que comenzamos las reuniones LEAD Girls y los videoblogs, he tenido una visión fuerte en mi corazón: que crezcamos emocionalmente sanas. Nuestro corazón determina nuestras relaciones y conducta. Por eso me emociona mucho compartirte este espacio.

Quizás no te conozca, pero hay algo que nos une y es que somos mujeres. Solo nosotras comprendemos el terror de mancharnos el pantalón durante la menstruación; esperar con ansias el mensajito de esa persona que nos gusta, sentir mariposas en el estómago al verlo o el primer beso (tremendukis). Solo nosotras entendemos qué es desmaquillarnos y que no haya poder humano que quite el rímel, o decir que vamos a salir en cinco minutos y que se conviertan en 20.

Tú sabes qué es desarrollar en todos los sentidos. Sabes cómo se siente ponerse un brassier por primera vez o llorar a escondidas y decirles a todos que “no es nada”. Conoces que es cantar a todo pulmón en el carro o mientras te bañas, o no saber qué ropa ponerte. Seguro te has tomado 10 selfies porque piensas que en ninguna te ves bien. Alguna vez no has aguantado los tacones o experimentado humores que ni tú entiendes. Como yo, tal vez te has sentido insegura y te has comparado con otras amigas o conocidas. ¡Todas las mujeres entendemos que es ser mujer!

Entonces, ¿qué encontrarás en este espacio? Vulnerabilidad. Queremos hablar de cosas tal y como son, que a través de nuestras historias y anécdotas Dios te pueda hablar como lo ha hecho con nosotras. Espero que te sirva y lo disfrutes mucho.

Te envío un abrazo (aunque no nos conozcamos todavía),


Por: Meli de Luna