Creo que mayo de 2018 has sido el más dificil de mi vida.

Han pasado pocas semanas desde que falleció mi papá. A principios de mayo le diagnosticaron cáncer, y lo que iba a ser una operación para quitar un tumor, resultó ser sus últimos días de vida. 

He visto sanidades y he sido testigo de cómo Dios hace milagros. Y el mes pasado creímos, oramos, ayunamos y hasta el último momento no dejamos de usar nuestra fe, pero la sanidad nunca llegó. Les confieso, pasé por días donde mi cabeza se llenó de dudas, no entendía el porqué. Un día Juan Diego me dijo: tenés derecho a dudar, pero no dejés que la duda te invada. Y aunque claro que extraño a mi papá, ahora comprendo que Dios tuvo misericordia de él y que hoy está sin sufrimiento y dolor.

Hoy te abro mi corazón y te digo: los momentos difíciles son la mejor oportunidad para creer. Si tú estás pasando por un momento de duda, dejame decirte que yo soy testigo que los planes de Dios son buenos, agradables y perfectos. Puede que no comprendas lo que estás pasando o no has recibido lo que quieres, pero en medio del momento de duda no olvides que para ver milagros es necesario que veamos pruebas, y en las pruebas es donde Dios se manifiesta. 

Aceptar la voluntad de Dios no es lo más fácil, pero nuestra esperanza es que al hacerlo nos aseguramos un futuro mejor de parte de Él.

Por: Che Alvizuris