Encontrar la voz que nos guía hacia nuestro verdadero yo y diferenciarla, sobre el mar de voces que nos rodean, es aprender a escuchar Su voz. 

Como el roble
Arbol que no se mueve
Pero fruto da.

De la persistencia surge una nueva fuerza, capaz de impulsarnos hacia el destino final. Pero no es el tipo de fuerza que nos mueve de un lugar a otro necesariamente, puesto que el destino final no siempre esta lejos. En realidad, esta mas cerca de lo que imaginamos. 

Ese destino esta aquí ahora mismo, dentro de ti. 

La persistencia es una invitación a permanecer en Su aceptación. Encontrarnos a nosotros mismos es resultado de persistir en ella y callar el eco de las otras voces.

Cuando Jesus te invita a seguirlo, te esta invitando a ti. No al ’tu' que le gente cree, no al ’tu' que has pretendido ser. No, te esta invitando a ti. Su voz es la guía entre ese mar de opiniones. Y te esta guiando hacia tu verdadero y único ser.

Encontrarnos y reconocernos es el primer paso en este viaje. Jesus creo un camino por el cual nuestro verdadero yo puede caminar. Creo el camino de nuestra plenitud. Jesus creo el camino que necesitamos. Persiste en ti. 

Escrito por: Roberto Samayoa
Foto por: Joshua Woods