La mayoría de seres humanos somos competitivos por naturaleza; queremos ganar, sobresalir, ser los mejores o llegar primeros, porque sabemos que eso nos dará un mejor estilo de vida. En otras palabras: buscamos ser relevantes en lo que hacemos.

Relevante significa sobresalir (RAE, 2014). Muchas veces buscamos sobresalir en nuestros estudios, trabajo o relaciones, pero no buscamos sobresalir en lo espiritual. Cuando empezamos a escribir la música para LEAD, decidimos hacer canciones relevantes, que llamarán la atención por su estilo moderno y diferente. Hacer atractiva nuestra música nos ayudó a que la gente pusiera atención a nuestro discurso, pero si nosotros no hubiéramos buscado sobresalir, hubiéramos perdido la oportunidad de bendecir a muchas personas y de llevar el mensaje de salvación de la manera en la que lo hacemos.

Mateo 5:16 (NTV) dice: Dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial. Si queremos que nuestra acciones brillen debemos ser los mejores, los más relevantes. Cuando tus acciones brillan personas te siguen, imitan y admiran; esto te da la oportunidad de hablarles del amor de Jesús y lo que Él ha hecho en tu vida.

Jesús es el mejor ejemplo de ser relevante. La Biblia dice que no solo convirtió el agua en vino, sino que hizo el mejor vino. Su relevancia le permitía captar la atención de las personas con facilidad y así podía enseñarle a la gente sobre la salvación.

Cada día es una oportunidad de ser relevantes en lo que hacemos y así captar la atención de alguien para hablarle de Jesús, ¿Estás sobresaliendo en lo que haces?

Por: Che Alvizuris