¡Qué bonita la navidad! Pero la verdad muchas Navidades las pasé triste, con cara feliz, pero por dentro me sentía mal. Quería que mi situación fuera diferente. Nos juntábamos a comer o a “estar juntos” y solo pensaba que quisiera estar en otro lugar, con otro sentimiento. La tristeza me inundaba, pero claro, mi cara decía lo contrario, toda una hipócrita. 

Hace unos años cambió mi mentalidad, cuando a pesar de las circunstancias, la tristeza, o que alguien no estuviera a mi lado, recordé el motivo de todo esto: Jesús. Entonces el concepto que tenía de la Navidad cambió. 

Jesús quiere darte amor, envolverte en sus brazos, darte consuelo, recordarte que no estás solo. Cuando lo creas tú vida cambiará. Jesús no solo está en esta temporada, ¡Él quiere está para ti por siempre, todo el año, los 365 días! 

Si estás pasando por un momento complicado, que en estas fiestas te hace sentir hipócrita, tranquilo: camina hacia Jesús, que Él es será tu mejor compañía, consuelo y te dará plenitud de vida. 

¡Feliz navidad y que Jesús llene tu vida! 

Escrito Por: Raquel Rendón