¿Alguna vez te ha pasado que estás buscando tus anteojos y los tienes puestos? ¿O que estás buscando tu teléfono, pero estas hablando por medio de él? Nos pasa que pensamos que no tenemos algo, pero si lo tenemos. Los discípulos se encontraron en esa situación, pensaban que no tenían pan, ¡pero Jesús sabía que ellos si tenían! 

En lo personal, en ese momento hubiera pensado que a Jesús se le zafó un tornillo. "¡No tengo nada pero Él asegura que tengo pan!". Muchas veces nos encontramos en esa situación; mientras oramos, nos reunimos en nuestro Bonding o asistimos a LEAD puede ser que estemos llenos de problemas pero allí nos dicen que todo saldrá bien. Lo bello es que Jesús ve lo que ya poseemos: ya poseemos esa beca universitaria, ya poseemos ese trabajo bien recompensado, ya poseemos esa familia unida. 

Aunque no lo veas en este momento, confía en Jesús quien ya lo ve realizado en tu vida. ¡Si Jesús lo ve, así es!

Escrito por: Juan Diego Luna