Cuando la gracia te da el poder de vivir en una vida consagrada delante de Dios y las personas.