Tres razones por las cuales uno debe cuidar su testimonio.