Entender que nos pertenece y que no. Somos solo administradores de algo que Dios nos otorgó. Las pertenencias muchas veces no nos permiten seguir a Jesús