El deseo por un placer no es malo, es diseñado por Dios, pero debemos aprender a vivirlos de acuerdo a los planes de Dios.