No permitas que las demás personas te presionen a tomar malas decisiones. Permanece atento a la voz de Dios siempre y haz Su voluntad.