Es muy fácil tachar a las personas y voltear a ver a Jesús, pero ¿podemos ver a Jesús dentro las personas?