Mientras tú voluntad es absorbida por tentaciones pierdes lo único quién eres. Mientras te dejas cortejar por Jesús y le entregas tu voluntad, hayas quien realmente eres.