Podemos construir o destruir relaciones con pequeñas acciones que no estamos conscientes pero las hacemos. Dios nos creó para relacionarnos, aprendamos a hacerlo de una manera correcta